EI! No vaya todavía

Manténgase dentro de todo nuestro contenido.

También puede aprovechar y firmar nuestro boletín de noticias para no perder nada más.

Repréndame por favor


  • Repréndame por favor

    Parte 4 de 7 – vea la parte 1 aquí.
    Parte 3 de 7
    Parte 2 de 7

     

    Que el justo me castigue, será un favor, y que me reprenda será un excelente bálsamo que no me herirá la cabeza.– Salmos 141:5

    Junte estas dos cosas: su corazón + malas compañías y, ¿qué tendrá? Una versión perversa de usted mismo.

    ¿A quién le gusta que le llamen la atención? No sé si usted, pero yo siento una mezcla de vergüenza y enojo. Odio. Sin embargo, hay algunos peligros en eso. Uno de ellos es tener la manía del perfeccionismo, hacer todo correcto con el fin de que no le llamen la atención. El perfeccionista normalmente incurre en el error de ser pesado y también lento, pues porque él quiere hacer todo perfecto, tarda demasiado para concluir sus tareas – lo que termina haciendo que le llamen la atención de igual manera.

    Otro peligro es el enojo. El enojo que nace cuando nos reprenden es, hasta cierto punto, normal. Podemos utilizarlo de una forma útil cuando lo dirigimos contra nuestro error para corregirlo. Pero sin control, él se puede volver resentimiento o incluso orgullo, no aceptando la reprensión sufrida.

    Muchas veces usted será reprendido justamente, incluso por la persona a la que usted ama. Vea como el salmista resolvió ese problema: ¡que el justo me corrija! ¡Será un gran favor para mí! Una honra que yo le haya importado al punto de que me corrija.

    ¡Listo! Allá se va la vergüenza, el enojo, el rencor, el orgullo… todo lo malo que la reprensión puede provocar.

    Decida usted también a partir de hoy ser humilde para recibir una reprensión o corrección merecida. Quien va a salir ganando es usted.

     


    Esta es la cuarta parte de la meditación de 7 días en el Salmo 141. Si usted quisiera hacerlo desde el comienzo, empiece aquí. Cómo participar:

    1. Lea en su Biblia el Salmo 141 y medite en sus palabras esta semana
    2. Hágale un pedido a Dios por su vida sentimental (u otra área más urgente) temprano en la mañana
    3. Sea específico en lo que pide; escriba su pedido en un papel y déjelo dentro de su Biblia, en el Salmo 141
    4. Visite este blog diariamente en los próximos siete días y lea los mensajes correspondientes
    5. El 7º día (26 de marzo), lleve su pedido hasta la conferencia de la Terapia del Amor más cercana a su casa y entrégueselo al responsable

    Vamos a hacer este propósito juntos. Hágalo exactamente como fue orientado. Tenga fe de que su pedido será atendido.

     

    Vean también:

    Regístrese en este blog y sea avisado de nuevos posts…

     

Ver más

Free WordPress Themes, Free Android Games