EI! No vaya todavía

Manténgase dentro de todo nuestro contenido.

También puede aprovechar y firmar nuestro boletín de noticias para no perder nada más.

Pensamiento #28 — Solo para quien quiere ser rico


  • Pensamiento #28 — Solo para quien quiere ser rico

    Parte de la serie “40 Pensamientos de Jesús”. Vea todos los anteriores aquí, pero primero sepa cómo funciona el propósito aquí.

     

    Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón Lucas 12:34

    Desde niños aprendemos a depender de las personas, conocimientos, y riquezas. Al principio somos totalmente dependientes de las primeras personas que conocemos: nuestros padres y familiares. Estos, a su vez, nos enseñan con las mejores intenciones, a estudiar, a que nos vaya bien en la escuela, para garantizarnos un futuro estable. Y una de las primeras cosas que también aprendemos a lo largo de la infancia y juventud es que el dinero es bueno y cuanto más tenemos, mejor.

    El único problema es que todo eso puede volverse una gran trampa para nosotros mismos.

    • Si nos apegamos a las personas que amamos, ¿qué será de nosotros si nos decepcionan, si nos dejan o mueren?
    • Si dependemos solamente de los conocimientos que los estudios y la ciencia pueden ofrecernos, ¿qué haremos cuando sus límites no alcancen nuestras necesidades? Por ejemplo, cuando un médico nos dice que nuestra enfermedad es incurable o cuando el mejor abogado dice que nuestra causa está perdida.
    • Y si hacemos del dinero nuestra seguridad, ¿qué haremos si se termina o si no es suficiente para resolver nuestros problemas?

    Por eso Jesús nos alertó: “No hagas de nada terreno tu tesoro. Porque nada terreno es seguro, durable o infalible.” Nuestro corazón siempre estará apegado a lo que valoramos mucho. Y si lo que valoramos se termina o nos falla, con eso se irá nuestra vida. ¿La solución? Él dio el consejo: “Junten riquezas en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruirlas, y los ladrones no pueden destrozarlas o robarlas.”

    Aplicación: Ame a las personas, adquiera conocimientos, prospere lo máximo que pueda — pero jamás haga de eso su tesoro. Cuando Dios sea su riqueza, usted nunca será pobre.

    ¿Usted ya fue profundamente quebrantado por la pérdida de alguien o por sentimientos malos causados por personas cercanas? ¿Ya probó los límites de la ciencia y fue decepcionado? ¿Ya tuvo un problema que el dinero no pudo resolver? Deje su comentario.

     

    Vea también:

    Regístrese en este blog y sea avisado de nuevos posts…

     

    f Siga nuestra página en Facebook. 0% de tontería garantizado — o su click le será devuelto.

     

     

     

Ver más

Free WordPress Themes, Free Android Games