EI! No vaya todavía

Manténgase dentro de todo nuestro contenido.

También puede aprovechar y firmar nuestro boletín de noticias para no perder nada más.

Casi en el final… Necesitamos confirmar su dirección de e-mail. Para concluir el proceso de inscripción, haga clic en el link existente en el e-mail que acabamos de enviarle.

El yate de Steve Jobs


  • El yate de Steve Jobs

    Antes de morir, Steve Jobs estuvo trabajando durante cinco años en el diseño de un yate para su uso personal. El yate fue finalmente terminado e inaugurado el último domingo, un año después de la muerte del genio de Apple. El costo no fue revelado pero se estima en decenas de millones de dólares. En la inauguración, el yate fue bautizado “Venus”, diosa romana del amor, de la belleza, del sexo, de la fertilidad, de la prosperidad y de la victoria. ¿Ironía o qué?

    No tengo nada contra quien se enriquece por el fruto de su trabajo. Jobs trabajó, creó, inventó, inspiró —y merecidamente se enriqueció. Infelizmente, él no vivió para disfrutar del yate que proyectó, entre tantas otras cosas. Arrancado prematuramente a los 56 años por el imperdonable cáncer pancreático, toda su fortuna fue insuficiente para vencer la muerte.

    Fue pensando en personas como él que Jesús contó esta historia:

    Las tierras de un hombre rico habían producido mucho. Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Jesús concluyó: Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

    Esta historia no es una condenación a los ricos, sino un alerta para quien es rico y no reconoce la verdadera riqueza. Necios, es como Dios los llama. Saben el valor de un yate, de un avión, de un auto, de una empresa, de un reloj, de una joya… Pero no saben el valor de la propia vida y de la vida eterna.

    Sea cual sea su saldo bancario, ¿usted está listo para morir esta noche? ¿Cómo está su saldo en la cuenta de Dios?

     

    Lea también:

    Regístrese en este blog y sea avisado de nuevos posts…

     

     

Vea más

Free WordPress Themes, Free Android Games