Blog

No escuchó la voz, ni aceptó la corrección. No confió en el Señorni se acercó a su Dios.” Sofonías 3.2

Un pueblo rebelde es así: entra la Palabra de Dios por un oído, y luego sale por el otro. No confía en Él, nunca lo busca, intenta siempre resolver sus problemas con la fuerza de su brazo o con sus conocimientos humanos. ¡que lástima! ¡Cuán locos y sin discernimiento de la Grandeza de Dios!

 

Ester Bezerra
Colaboró: Ester Bezerra

¡Participe! Deje su comentario sobre este post