Blog

“Yo a la verdad os bautizo con agua para arrepentimiento, pero el que viene detrás de mí es más poderoso que yo, a quien no soy digno de quitarle las sandalias; El os bautizará con el Espíritu Santo y con fuego.” Mateo 3.11

El hombre puede bautizar a otros por inmersión en las aguas, pero sólo el Hijo de Dios, Jesús, bautiza con el Espíritu Santo y con fuego. Es transformador el cambio del nuevo nacimiento, y el fuego es la prueba de esa fe en el desierto, para su propio crecimiento en las pisadas del Maestro.

Ester Bezerra
Colaboró: Ester Bezerra

¡Participe! Deje su comentario sobre este post