Blog

“Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.” Hechos 2.38

Cuando hay arrepentimiento y una entrega de cuerpo, alma y espíritu al Señor Jesús, es necesario bautizarse, vaciándose de todo, enterrar la vieja naturaleza y salir de las aguas como nueva criatura. Viniendo, el Espíritu Santo a llenar a esa persona de alegría y paz.

Ester Bezerra
Colaboró: Ester Bezerra

¡Participe! Deje su comentario sobre este post