Blog

“y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si en verdad padecemos con El a fin de que también seamos glorificados con Él.” Romanos 8.17

El Señor Jesús es El Primogénito de Dios, que vino al mundo, se mantuvo Puro, se sacrificó por todos y fue para el Padre, Glorificado. Si somos hijos de Dios, también debemos sacrificarnos por Él y  mantenernos limpios para ser salvos. Sólo así, heredaremos también la vida eterna juntamente con Él, en su Gloria.

Ester Bezerra
Colaboró: Ester Bezerra

¡Participe! Deje su comentario sobre este post