Blog

“Al ver las multitudes, Jesús tuvo compasión de ellas porque estaban desamparadas y dispersas, como ovejas que no tienen pastor.” (Mateo 9.36)

 

Como aquella multitud en el pasaje de Jesús, aquí en la tierra, el pueblo continúa sufriendo y sin dirección. Sólo quién tiene el Espíritu de Jesús se compadece y va en busca de ellas en lugares áridos, arriesgando su vida por ellas, y las lleva al Aprisco del Altísimo.

Ester Bezerra
Colaboró: Ester Bezerra

¡Participe! Deje su comentario sobre este post