Blog

“Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos, guarda la prudencia y la discreción.” (Proverbios 3.21)

Guardar la Palabra de Dios es obedecer sus Enseñanzas, pues le darán dirección y sabiduría de cómo comportarse, el manual del vivir bien con Él y con el prójimo.

Ester Bezerra
Colaboró: Ester Bezerra

¡Participe! Deje su comentario sobre este post