Blog

“Porque no hay memoria duradera ni del sabio ni del necio, ya que todos serán olvidados en los días venideros. ¡Cómo mueren tanto el sabio como el necio!” (Eclesiastés 2.16)

¿De que sirve al hombre ser lleno de vanidad, orgullo y todo conocimiento de este mundo? Todo quedará aquí, el fin para todos es el mismo. Muerte del cuerpo, pero no del alma. Deben preocuparse con el alma que es eterna, con Dios o con el diablo.

Ágatha Cristina
Colaboró: Ágatha Cristina

¡Participe! Deje su comentario sobre este post