Blog

“¿No habéis hecho distinciones entre vosotros mismos, y habéis venido a ser jueces con malos pensamientos?” (Santiago 2.4)

 

Aún no conociendo la justicia, el hombre en general le gusta juzgar apenas las personas. Piensa el peor antes de conocer de cerca y verdaderamente. Su cabeza vive pensando el mal, desconfía de todos y perversamente actúa sin misericórdia para con el prójimo.

Ágatha Cristina
Colaboró: Ágatha Cristina

¡Participe! Deje su comentario sobre este post