Blog

Examíname, oh Señor, y pruébame; escudriña mi mente y mi corazón.” (Salmo 26.2)

Esa es la oración de aquel que es justo, huye del mal y que cela diariamente por su salvación. Vigila y ora incesantemente.

Ágatha Cristina
Colaboró: Ágatha Cristina

¡Participe! Deje su comentario sobre este post