Blog

” …entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.” (Efesios 2.3)

 

No podemos olvidarnos de nuestra antigua situación, y que nuestro Señor nos rescató de ella. Sin embargo, hay muchos otros viviendo de la misma forma como vivíamos, así, en la carne, lejos de Dios. Entonces, necesitamos llevar hasta ellos la salvación que encontramos en nuestro Dios.

Ester Bezerra
Colaboró: Ester Bezerra

¡Participe! Deje su comentario sobre este post