Blog

“Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete. Por tanto, si no velas, vendré como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.” (Apocalipsis 3.3)

 

Nuestro señor nos pide que no olvidemos lo que Él nos ha dado: Su Nombre, Su Espíritu y Su Palabra. Si pecáramos, tenemos el Espíritu Santo para llevarnos al arrependimento y confort en sus Fieles Promesas. Una de ellas es que Él vendrá a buscarnos en cualquier momento. Tenemos que vigilar y orar para ser encontrados rectos, justos y huyendo del mal.

Ágatha Cristina
Colaboró: Ágatha Cristina

¡Participe! Deje su comentario sobre este post