¿Quién es ella? - Cristiane Cardoso - Español | Cristiane Cardoso - Español

Blog

 

 

 

 

 

 

 

“Nadie ha visto jamás a Dios; el unigénito Dios, que está en el seno del Padre, El le ha dado a conocer.” (Juan 1.18)

Después que Juan escribe esto, él comienza a hablar de Juan Bautista:

“Este es el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas de Jerusalén a preguntarle: ¿Quién eres tú?” (Juan 1.19)

 

Juan Bautista fue el primero en representar al Señor Jesús en aquella época y él lo hizo tan bien que todo el mundo quería saber quién era él. ¡Llegaron a pensar que él era el propio Messias! ¿Alguna vez se preguntó por qué? ¿Cómo puede alguien representar a Dios tan bien al punto de ser confundido con Él?

Él era diferente de los demás hombres de aquella época. Él era intrépido, verdadero, sincero, y corajoso. Sus palabras eran cautivantes, no porque él tenía una buena lábia, sino porque era como si el propio Dios hablara a través de él.

Su meta en la vida no era ser famoso y sí anunciar al Señor Jesús, y por eso, él se hizo muy famoso.

Muchas personas se convirtieron a través de él y se hicieron sus discípulos, no porque él quería hacer seguidores sino porque era un líder nato. Multitudes lo seguían, al punto del gobernador de la época, Herodes Antipas, tener miedo de matarlo y crear una revolución por eso.

Dios nunca fue visto por alguien pero muchos Lo representaron bien. Hombres y mujeres que sirvieron y sirven como referenciales de Su Existencia.

Y usted, ¿que tipo de referencia ha sido del Dios en el que cree?

¿Una creyente más entre la multitud o un referencial de él en este mundo?

Juan Bautista era diferente. ¿Usted es diferente de las demás jóvenes y mujeres en este mundo o simplemente se mezcla muy bien entre todo el mundo? ¿Admiran su fe viva o son indiferentes a ella?

Juan Bautista vivía una rutina cuyo objetivo principal era revelar al Señor Jesús. ¿Usted ha hecho eso o su objetivo no pasa de usted misma?

Juan Bautista no sólo era de fe, él influenciaba a través de su fe. ¿Qué tipo de influencia usted ha sido para aquellos que le rodean? ¿Las personas quieren seguirle, imitarle o ignorarle?

Testimonio de verdad no es sólo aquel que cuenta lo bueno que Dios ha sido para usted, que le curó, le bendijo, y le libró.

Usted tiene que ser su testimonio.

Colaboró: Cristiane Cardoso

¡Participe! Deje su comentario sobre este post