No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.

Blog

Como un pez fuera del agua…

Lo que más encontramos en los días de hoy son personas ávidas de reconocimiento y valoración que venga de sus líderes – que son hombres.

Por otra parte, la verdadera gracia de los siervos es el reconocimiento de los Cielos, y este viene, naturalmente, cuando Dios acepta y ama “su Altar y su Santuario”.

… el SEÑOR ha hecho olvidar las fiestas solemnes y los días de reposo en Sion, y en el ardor de Su ira ha desechado al rey y al sacerdote. Desechó el Señor su altar (ofrenda), menospreció su santuario (servicio); ha entregado en mano del enemigo los muros de sus palacios; hicieron resonar su voz en la Casa del SEÑOR como en día de fiesta. Lamentaciones 2:6-7

Esa es la gran tragedia en la vida de alguien que se creía siervo, pero que su Santuario (servicio) y su Altar (ofrenda) fueron rechazados y odiados por Dios, pues sirvieron al hombre o a sí mismos, pero no a Dios.

¡Aun siendo capacitados a los ojos humanos, no fructificaron, porque todo lo que se hace de manera relajada para Dios es maldito y no crece!

Hasta que llega el día y la hora en que este “siervo” se siente como un pez fuera del agua en nuestro medio, ¡y entonces se va para hacer su propia voluntad!

Obispo Guaracy Santos
Colaboró: Obispo Guaracy Santos

¡Participe! Deje su comentario sobre este post

¿Sabías que también puede recibir los mensajes de mi blog por correo electrónico? Complete la siguiente información: