No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.

Blog

Nuestro secreto

Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir. Lucas 6:38

Dar para recibir, esa es la ley fija de la vida.
Ni Dios puede pasar por alto esa ley, porque fue creada por Él.

Cuanto más usted dé, más va a recibir.
Cuanto menos usted dé, menos va a recibir.

Ese ha sido el secreto de la Universal, nuestro secreto. Les hemos dado, y hemos tratado de darles cada vez más a las personas. Todos los días estamos sirviendo, dando un poco de nuestras vidas. Y cuando las personas reciben, nosotros también recibimos. Cuanto más nosotros damos, más nos da Dios.

Entonces usted puede decir: “Obispo, yo he dado mis ofrendas, mis diezmos, pero mi vida no se desarrolla.” Ahora bien, aquí Jesús está hablando no solo sobre la ofrenda, sino, sobre todo, está enseñando cómo entregarle nuestra vida.

Tal vez usted es miembro de alguna iglesia, o incluso de la Universal, pero aún no ha confiado en la Palabra de Dios, no se ha entregado por completo. Usted solo obedece en aquello que quiere, a su manera. Usted sigue a Jesús de la manera que piensa que debe ser, pero no Le ha dado su vida, no Lo ha colocado como el primero en su vida.

Y si Dios no es el primero en su vida, usted no dio nada. Con Dios es 100%, no puede ser 99,9%. Tiene que dar su vida por entero, de lo contrario, la respuesta será insignificante, nula.

Por eso, ¡su vida depende solo de usted! Usted tiene la libertad de dar o no, de sembrar o no; la elección es suya, no es de Dios, no es del mundo, es exclusivamente suya.

No importa si usted es pecador o santo, delincuente o buen tipo, incluso si su vida está podrida, Dios la quiere como está. Y si usted se entrega totalmente, entonces Él le devolverá una vida nueva, una nueva mente, una vida de calidad que marcará la diferencia en este mundo.

¡Eso es Fe inteligente! Cuando usted honra al SEÑOR con la fe práctica en Su Palabra, Él Se siente importante en su vida y, entonces, le honra con Su ESPÍRITU para guiarle durante toda tu vida.

Obispo Macedo
Obispo Macedo

¡Participe! Deje su comentario sobre este post

¿Sabías que también puede recibir los mensajes de mi blog por correo electrónico? Complete la siguiente información: