No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.

Blog

El perro del Pastor

Existe un perro llamado pastor Maremmano Abrucense. Nace y crece junto al rebaño, su relación con el rebaño debe ser siempre más fuerte que con los dueños.

Cuando el dueño del perro suelta las ovejas, el perro tiene que estar atento, pues es quien las controla y las protege.

Pensando en eso, podemos compararlo con la vida de los siervos de Dios, pues nacemos en el rebaño, crecemos con el rebaño, estamos en el rebaño y, por eso, nuestra relación con las ovejas tiene que ser más fuerte que la relación con la familia o con cualquier otra cosa, incluso porque el Señor Jesús dijo:

Mi madre y Mis hermanos son estos que oyen la Palabra de Dios y la hacen. Lucas 8:21

El problema es que muchos nacen con las ovejas, crecen con las ovejas, pero quieren ser servidos, quieren ser tratados como pastor, porque la relación con su vida, familia, etc., es más fuerte que con el Pastor y Sus ovejas. Se olvidaron de que son perros pastores, auxiliares del Pastor.

Las ovejas están sueltas, y tenemos que estar atentos para guiarlas y protegerlas.

Pues solo existe un Pastor: ¡Jesús!

Yo soy el buen Pastor; el buen Pastor da Su vida por las ovejas.
Juan 10:11

Nosotros somos el perro del Pastor, ¡qué privilegio!

Colaboró: Obispo Renato Valente

Obispo Macedo
Obispo Macedo

¡Participe! Deje su comentario sobre este post

¿Sabías que también puede recibir los mensajes de mi blog por correo electrónico? Complete la siguiente información: