No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.

Blog

El ejemplo de Jesús

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas; sino Uno que HA SIDO TENTADO EN TODO como nosotros, pero sin pecado. Hebreos 4:15

Cuando se habla de los dos tipos de fe, una que conquista y la otra que guarda nuestra Salvación, estamos hablando de la fe asociada a la inteligencia. Esta Fe Inteligente es, sin lugar a dudas, una de las mayores revelaciones dadas a la Universal y al Cristianismo en general, en estos últimos años.

Pensando en ella y en los dos tipos de fe que la inteligencia espiritual genera dentro de nosotros, me acordé del Señor Jesús y de los momentos en los que Él manifestó estos dos tipos de fe.

Cuando se habla de la fe que conquista, tenemos 35 milagros extraordinarios, registrados en los evangelios, realizados por la fe conquistadora del Señor Jesús. Dicho sea de paso, Él realizó muchos más milagros que no fueron registrados:

Y hay también muchas otras cosas que Jesús hizo, QUE SI SE ESCRIBIERAN EN DETALLE, PIENSO QUE NI AUN EL MUNDO MISMO PODRÍA CONTENER LOS LIBROS QUE SE ESCRIBIRÍAN. Juan 21:25

Sin embargo, el mismo Señor Jesús, que conquistaba poderosamente, tuvo que defender Su comunión con el Padre, lo que Le garantizaba el derecho de volver al trono que en otro tiempo Él había ocupado. Sí, eso mismo, Jesús necesitaba defenderse de los diversos ataques del diablo, del mundo y de Su propia carne. ¡Existía el riesgo de que Él fallara en Su misión! Aquí hay algunos ejemplos de momentos en los que Él usó la Fe que protege nuestra comunión con Dios:

• Por el hambre o necesidad física, nuestro Señor fue tentado o atacado en el desierto. Solo imagínese a un ser humano sin alimentarse por nada más y nada menos que 40 días. En Mateo 4:2, leemos que “Él tuvo hambre”. El diablo no perdió tiempo y Lo atacó, intentando inducirlo a hacer su voluntad, pero fue vencido al oír las palabras generadas por la Fe que guarda nuestra Salvación:

No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda la palabra que sale de la boca de Dios. Mateo 4:4

• Por los elogios que fueron constantes, nuestro Señor fue tentado a ensoberbecerse y recibir para Sí la alabanza que debería ser para el Dios, el Padre. Me viene a la memoria el pasaje en el que un cierto príncipe Lo llamó “Maestro Bueno”, lo que para nosotros no tiene nada extraño, pues Jesús es el Maestro Bueno. Pero, en la condición de Siervo de Su Padre, ese elogio hubiera sido nocivo para Su comunión con el Padre. Era 100% para el Padre y 0% para el Hijo que Se había tornado Siervo. Él no dudó, y respondió:

¿Por qué Me llamas bueno? Nadie es bueno, sino solo uno, Dios. Lucas 18:19

Así, Él Se mantuvo humilde y vacío de Sí mismo, para ser lleno del Espíritu del Padre.

• Por la injusticia, nuestro Señor fue atacado agresivamente. Él estaba por ser arrestado por los oficiales de Caifás, y era consciente de todo el sufrimiento que se iniciaría con Su prisión. Jesús llegó a confesar:

Mi alma está muy afligida, hasta el punto de la muerte…
Mateo 26:38

Quien ya fue víctima de injusticia, sabe bien la desesperación y la aflicción que atacan al corazón. En el versículo 41, Él admite: “… pero la carne es débil”. ¡Qué guerra fue aquella!

En Lucas 22.44, encontramos el ápice de Su sufrimiento:

“Y estando en agonía, oraba con mucho fervor, y Su sudor se volvió como gruesas gotas de sangre, que caían sobre la tierra.”

Él oró tres veces diciendo: “Padre, si es Tu voluntad, aparta de Mí esta copa; pero no se haga Mi voluntad SINO LA TUYA.”

Él venció una vez más, cuando dijo: ¡SINO LA TUYA! No fue fácil, pero Él decidió hacer la voluntad del Padre, y entonces venció.
Estos son solo tres momentos en los que nuestro Señor Jesús usa, con eficacia, la Fe que defiende y mantiene nuestra relación con Dios, ¡y consecuentemente nuestra Salvación!

Vamos a seguir Su glorioso ejemplo, pues nuestra vida aquí en este mundo es una guerra constante, y de ella saldremos derrotados o vencedores. Las conquistas se convierten en lazos de muerte, si no sabemos defender lo más importante que existe: ¡la Salvación!

¡Que Dios nos ayude!

Obispo Randal Brito
Colaboró: Obispo Randal Brito

¡Participe! Deje su comentario sobre este post

¿Sabías que también puede recibir los mensajes de mi blog por correo electrónico? Complete la siguiente información: