No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.

Blog

Érase una vez…

Érase una vez un país bello, gigante por la propia naturaleza, donde el pueblo era heroico y traía en sí un clamor resonante.

Un país donde el sol de la libertad brillaba con rayos refulgentes y vivaces.

Una nación que, incluso alimentada de amor y esperanza, no le huía a la guerra, pues su pueblo entendía que amor por la patria era combatir al mal, y no hacer de cuenta que no vio nada solo porque recibió de los extranjeros un saco de mandioca.

Érase una vez un lugar donde las personas honraban a sus familias y a su fe, un lugar en el que los hijos del suelo tenían, sí, una madre gentil, y la patria era adorada y protegida.

Érase una vez una gente que acostumbraba entrar en guerra, avanzaba determinada y jamás huía y mucho menos le temía a la muerte.

Un país fuerte de gente honrada, que entendía que la figura de un rey debía ser fuerte y mostrar amor a su pueblo, venciendo las guerras, y no distribuyendo una bolsa llena de comida para ganar la simpatía y el control de los más pobres.

Érase una vez un país donde el pueblo entendía la importancia de las batallas, y sabía que solamente a través de ellas vendría la tan soñada libertad.

Una nación que lo único rojo que conocía eran las tinturas del urucum estampadas en el rostro de sus bellos indios e indias.

Un país que luchaba solo por su verde y amarillo.

¡Ah! Ese país que sabía guardar su fe y no mezclaba lo correcto con lo incorrecto solo para parecer moderno y enlistado en el globalismo.

En ese país se valoraban las raíces y no apenas las ramas. Allí las personas le daban importancia a lo que no se veía a simple vista, porque allí no existían las fake news, solo existían ciudadanos que decían la verdad, aunque sus palabras fuesen fuertes.

Sí, ese país sabía valorar a la raíz, ¡y no solamente a las hojas o a los frutos!

Entre otras mil, eres tú Brasil, ¡oh patria amada!

Bianca Carturani
Colaboró: Bianca Carturani

¡Participe! Deje su comentario sobre este post

¿Sabías que también puede recibir los mensajes de mi blog por correo electrónico? Complete la siguiente información: