No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.

Blog

¿Qué mayor señal necesita usted?

¿Tiene sentido que alguien sea visitado por el Señor Jesús, sea bautizado con el Espíritu Santo, y aun así exija una señal de confirmación?

¿Tiene sentido que ese alguien reciba el poder de Jesús para ser Su testigo y aun así permanezca en la duda de si recibió o no tal poder?

¿No sería eso una tremenda contradicción?

¿Cómo preferir darle oídos a la voz del corazón engañador en vez de dárselos a lo que está escrito en la Palabra de Dios?

¿Acaso el Espíritu Santo no confirmaría Su presencia en aquel cuerpo?

¿Acaso Él permitiría sentimientos de dudas más fuertes que Su certeza y poder?

Él mismo eliminó tales dudas de los primeros cristianos romanos diciendo:

… no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor…

 
Por lo contrario,

El Espíritu mismo da testimonio (confirma) a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios… Romanos 8:15-16

Ahora, si Él da testimonio a nuestro espíritu de que somos Sus hijos, ¿no testificará el bautismo en el Espíritu Santo?

¿Qué señal más fuerte existe que el PODER recibido del Señor Jesús para ser Su testigo en este mundo?

recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y Me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. Hechos 1:8

El Espíritu Santo es el PODER DE DIOS en el interior de los sellados.

Es como un volcán en erupción. ¡Nadie consigue callar y detener al bautizado con el Espíritu Santo!

¡Que el Espíritu del Altísimo glorifique a Su Hijo Jesús en su vida!

Obispo Macedo
Obispo Macedo

¡Participe! Deje su comentario sobre este post

¿Sabías que también puede recibir los mensajes de mi blog por correo electrónico? Complete la siguiente información: