No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.

Blog

Las acciones sociales de la Universal atienden a 11 millones en el mundo

Los programas sociales realizados por la Iglesia Universal amparan a aproximadamente el 5% de la población brasileña. Un balance divulgado por la Iglesia Universal señaló que durante el año 2017 los programas sociales ayudaron a 9 millones de personas solo en Brasil. Contando con el trabajo que se extiende por 82 países, ese número alcanza a 11.127.500 personas alrededor del planeta. Son personas de la tercera edad, jóvenes, gente que vive debajo de la línea de pobreza, dependientes químicos, otros adictos y presos cuyas rutinas se han modificado y mejorado a través de las acciones de la Universal.

Los 274.854 voluntarios de la Iglesia auxiliaron en los 5 continentes a una población de vulnerables que incluye también a mujeres víctimas de violencia y abusos y adolescentes en rehabilitación socioeducativa.

Uno de los programas más efectivos es el llamado “Ángeles de la Madrugada”, que desde 1980 redujo las aflicciones diarias de la población de las calles, problema crónico en las grandes ciudades. En 2017, el grupo “Ángeles de la Madrugada” atendió a 26 mil habitantes de la calle, ofreciendo alimento, ropa y cobertores.

El grupo ofreció cursos de enseñanza con salida laboral para las personas de la calle, que más que una ayuda inmediata, recibieron un futuro. Los cursos aplicados a 600 habitantes de la calle en diversas ciudades brasileñas fueron de corte y confección, informática, pintura, electricidad, atención telefónica, gastronomía, cajero, digitación y telemarketing. En noviembre del año pasado, 235 personas que vivían en situación de calle se graduaron y 105 ya están trabajando formalmente. La acción contó con la sociedad de empresas públicas y privadas.

Por su parte los voluntarios del programa social “Gente de la Comunidad” visitan barrios carenciados y, en 2017, llevaron atención médica, jurídica, psicológica y estética a 1 millón de personas. El grupo también donó ropa y canastas básicas.

Los programas de la Iglesia Universal en las cárceles (UNP) y de la Universal en la Fundación Casa Brasil llevan consuelo a unidades penitenciarias e institutos de menores. Más 500 mil detenidos, 27 mil menores recluidos y sus familiares, además de guardias y otros funcionarios recibieron ayuda de los grupos que actúan en las cárceles.

Esos grupos ofrecen cursos de capacitación, atención médica, odontológica y jurídica, desayunos en la puerta de las unidades para los familiares que visitan a los detenidos, y abastecen con canastas básicas, libros e información en un exitoso proyecto de resocialización. Cuando dejan el sistema carcelario, las personas logran reinsertarse con más facilidad con el conocimiento que vino de los cursos, charlas y reuniones. El trabajo permite recomenzar con más seguridad.

Ayuda a cualquier edad

El trabajo de la Universal alcanza sin distinción a jóvenes y adultos mayores. Los voluntarios de la Fuerza Joven Universal (FJU) y del Grupo Caleb desarrollan acciones de educación y ciudadanía. Son charlas, cursos, eventos deportivos, de música y danza, que abordan temas delicados como consumo de drogas, automutilación, derechos de la tercera edad, salud.

La FJU atendió a más de 3 millones de jóvenes el año pasado y el Grupo Caleb auxilió a 2 millones de adultos mayores abandonados por la familia.

En 2017, 350 mil dependientes químicos y personas involucradas con otros vicios encontraron una nueva chance auxiliados por el grupo “Los Vicios tienen Cura”. El trabajo es desarrollado en reuniones abiertas e individuales, en charlas y en caravanas, recuperando a los adictos y orientando a sus familiares.

También las 29 mil mujeres que sufrieron algún tipo de violencia doméstica o abuso y buscaron asistencia en el Grupo Rahab, recibieron del programa social charlas y cursos que rescatan y fortalecen la autoestima de la mujer.

A lo largo de 2017, los diez programas sociales mantenidos por la Iglesia Universal realizaron 175.765 eventos, donaron 721.946 prendas de ropa, 215.056 canastas básicas, 1.738.145 raciones alimentarias, 597.281 libros y 2.901.378 folletos informativos, en Brasil y en el exterior. Vea los números en el siguiente cuadro.



Celso Fonseca, R7

Obispo Macedo
Obispo Macedo

¡Participe! Deje su comentario sobre este post

¿Sabías que también puede recibir los mensajes de mi blog por correo electrónico? Complete la siguiente información: