No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.

Blog

Abraham le pregunta a Dios si Él destruiría la ciudad habiendo en ella cincuenta personas justas, o menos. Independientemente del número de justos, Dios dijo que preservaría la ciudad por amor a ellos.

Y se apartaron de allí los hombres y fueron hacia Sodoma, mientras Abraham estaba todavía de pie delante del Señor. Y Abraham se acercó, y dijo: ¿En verdad destruirás al justo junto con el impío? Tal vez haya cincuenta justos dentro de la ciudad; ¿en verdad la destruirás y no perdonarás el lugar por amor a los cincuenta justos que hay en ella? Lejos de Ti hacer tal cosa: matar al justo con el impío, de modo que el justo y el impío sean tratados de la misma manera. ¡Lejos de Ti! El Juez de toda la tierra, ¿no hará justicia? Génesis 18:22-25

Aquí queda claro que Abraham interrogó a Dios, recordándole Su Justicia ante los justos. Podemos ver también a Abraham recordándole a Dios, en otras palabras, acerca de la diferencia que debe haber entre el justo y el impío, prometida por Él.

Sin embargo, me gustaría enfatizar sobre el versículo 25 nuevamente, donde dice:
“Lejos de Ti hacer tal cosa: matar al justo con el impío, de modo que el justo y el impío sean tratados de la misma manera. ¡Lejos de Ti! El Juez de toda la tierra, ¿no hará justicia?”

Cada estado y país posee su juez responsable, como por ejemplo, Brasil, Inglaterra, etc. Pero, si el juez de Inglaterra fuera a los Estados Unidos, no podría llegar y juzgar una causa. Lo mismo sucedería si un juez de Estados Unidos fuese a África. Allá él tampoco tendrá poder para juzgar ninguna causa.

Pero Dios no. Abraham dijo: “El Juez de toda la tierra, ¿no hará justicia?”¡Dios es el Juez de TODA la Tierra!
Yo pregunto: ¿usted cree que Dios pierde Su poder de un estado a otro, o de un país a otro? Yo le respondo: ¡No! Porque Él es el Único Juez de toda la Tierra.

Es Ese Juez el que estará en el Altar el 17 de septiembre, y Él no va a permitir que usted sea destruido.

Ese Juez fue el mismo que dijo:

Aunque caigan mil a tu lado y diez mil a tu diestra (injustos), a ti no se acercará. Salmos 91:7

Por eso Abraham tuvo una fe petulante, osada, aguerrida y despojada, para indagar a Dios acerca del libramiento de los justos, fuesen ellos cincuenta, cuarenta, treinta, veinte o incluso un justo solamente.

¡Usted que vive esa fe, mi amigo, mi amiga, es este(a) justo(a)!
Usted no puede ser encontrado juntamente con los enfermos; usted no debe estar en la fila del desempleo; en la fila de los desamparados; usted no puede ser contado con los perturbados; en la fila de los divorciados; usted no puede estar en la fila de una cárcel esperando para ser revisada(o) para entrar a ver a su hijo(a) que está preso (a); en la fila de los necesitados que están en la dependencia de la caridad de otras personas…

¿Y por qué usted no puede ser hallado en esas situaciones? Yo repito: porque usted es este justo a quien Dios dijo que libraría.

Así como en ese pasaje Dios dijo que no dejaría que los justos fuesen destruidos, yo le digo a usted: Dios, por amor a usted, no dejará que usted sea destruido en medio de las personas que están perdiéndolo todo en la vida. Él no dejará que usted sea destruido y se vaya al infierno con los incrédulos. Su lugar es en el cielo. No es justo que usted siga a Jesús y se vaya el infierno.

Entonces, esta Campaña de la Justicia es para TODAS las áreas de su vida.
Y mi pregunta es: “El Juez de TODA la Tierra, ¿no hará justicia?”
Él va a descender. ¿Adónde descenderá Él? ¡En el Altar!

Descenderé ahora y veré si han hecho en todo conforme a su clamor, el cual ha llegado hasta Mí; y si no, lo sabré. Génesis 18:21

Y cuando Dios descienda en el Altar, Él tiene que ver que usted está haciendo lo que es justo, y entonces, Él hará justicia en su vida.

Obispo Macedo
Obispo Macedo

¡Participe! Deje su comentario sobre este post

¿Sabías que también puede recibir los mensajes de mi blog por correo electrónico? Complete la siguiente información: