No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.

Blog

13º Día del Ayuno de Daniel

¡Hola obispo!

Me llamo Iolanda, soy de la Fuerza Joven de Belo Horizonte. Hace unos meses, un amigo fue preso de forma injusta. El encarcelamiento sucedió dos semanas después de haber recibido el Espíritu Santo, en el último Ayuno de Daniel.

Obispo, él estuvo preso por dos meses, y lo que hizo allá adentro fue algo que me sorprendió. Por conocerlo, sabía que él no iba a dejar de ganar almas en la cárcel, solo que fue más allá. Él hacía reuniones allá adentro. Los lunes hablaba sobre prosperidad, los martes por la liberación, los miércoles buscaba el Espíritu Santo, los jueves hacía la oración por la familia y enseñaba cómo tratar a la esposa y a los hijos, viernes y sábado, la misma cosa. Seguía la programación de las reuniones de la Iglesia. Y, el domingo, distribuía la gota del milagro, y los presos cantaban junto con él: “Mueve las aguas, Señor, mueve las aguas…”

Obispo, él me cuenta que eso fue lo que más lo marcó. Porque la gota del milagro corrió por todo el presidio entre los detenidos. Él también determinó la cura de uno de los presos, que tenía una herida y quedó curado. Los presos escuchaban la programación de la Iglesia todo el día y, a las 3 de la mañana, él despertaba a los que estaban en la misma celda de él para orar.

Dentro de la cárcel, era llamado pastor, los detenidos tenían mucho respeto por él. Ese muchacho bautizó a los presos allá adentro, y muchos ya dijeron que cuando salgan vendrán a la Iglesia y darán testimonio de lo que él hizo por ellos allá adentro.

En fin obispo, él hubiera podido murmurar por la situación de injusticia que estaba pasando, solo que permitió que Dios lo usara de forma grandiosa.

Obispo, ya hace unos tres meses que él salió, pero solo hoy conseguí conversar sobre lo que sucedió allá adentro. Él no se gloría por causa de eso, tanto, que existen pocas personas que saben lo que ocurrió. Él lo cuenta de una forma natural, inclusive fue así que me lo contó, ya que entramos en el tema sin querer. Su nombre es César. No podía dejar de relatárselo, sé que el email quedó largo, pero fue necesario.

Gracias por la atención obispo.
Dios lo bendiga más y más.

Atentamente, Iolanda Gomes

Lea más:
– 1º Día del Ayuno de Daniel
– 2º Día del Ayuno de Daniel
– 3º Día del Ayuno de Daniel
– 4º Día del Ayuno de Daniel
– 5º Día del Ayuno de Daniel
– 6º Día del Ayuno de Daniel
– 7º Día del Ayuno de Daniel
– 8º Día del Ayuno de Daniel
– 9º Día del Ayuno de Daniel
– 10º Día del Ayuno de Daniel
– 11º Día del Ayuno de Daniel
– 12º Día del Ayuno de Daniel

Obispo Marcello Brayner
Colaboró: Obispo Marcello Brayner

¡Participe! Deje su comentario sobre este post

¿Sabías que también puede recibir los mensajes de mi blog por correo electrónico? Complete la siguiente información: