Una cosa tan simple pero tan ignorada en muchas relaciones: la gentileza.

No es porque convive con esa persona que usted puede ser rudo, áspero, grosero en el hablar y en el trato. Al contrario, exactamente porque el compañero es quien más tolera nuestros defectos, le debemos toda la gentileza, la consideración y el respeto a esa persona.

Pruebe adoptar esta regla en su relación: NUNCA tratar a la persona amada con falta de delicadeza o grosería.

Usted puede conseguirlo. No cuesta nada. Y cambia mucho.

 

Vea también:

Regístrese en este blog y sea avisado de nuevos posts…

Comparte!


Enviar a un amigo por: