Blog

“Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas.” (Mateo 11.29)

 

Aquí, el Señor Jesus nos da una lección de dominio propio. Cuando las personas lo ridiculizaban o Lo humillaban, Él se comportaba sereno y seguro de sí mismo , no Se manifestaba orgulloso queriendo probar Su Grandeza y Poder.

Ágatha Cristina
Colaboró: Ágatha Cristina

¡Participe! Deje su comentario sobre este post