No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.