No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.

Blog

El Espíritu y las almas

Así como Jesús vino al mundo para dar Su vida en rescate por muchas almas, también el Espíritu Santo vino para sustituirlo, a fin de continuar Su Obra a través de Sus siervos.

Los sellados con el Espíritu, obligatoriamente, tienen consciencia de sus responsabilidades en lo que respecta a la salvación de almas. Piensan en los perdidos todo el tiempo porque el propio Espíritu no los deja sosegar. Es imposible que alguien tenga el Espíritu de Dios y no piense en las almas perdidas como Él ha pensado.

La Salvación de almas es el trabajo más difícil del mundo. Tan difícil es que Dios envió a Su Propio Espíritu para auxiliarnos en ganarlas. Creo de todo mi corazón que el motivo principal de la venida del Espíritu Santo no es para alabarlo, adorarlo o cosa parecida, sino para capacitar a Sus siervos en ganar almas.

Prefiero ganar un alma para Jesús que vivir el resto de mis días adorando Su Nombre. A fin de cuentas, ¿qué tipo de adoración, cántico o alabanza sería suficiente si dentro de mí pesa el sonido de los gritos desesperados de los que descienden al infierno?

Lea más:

– 8º Día del Ayuno de Daniel
– 7º Día del Ayuno de Daniel
– 6º Día del Ayuno de Daniel
– 5º Día del Ayuno de Daniel
– 4º Día del Ayuno de Daniel
– 3º Día del Ayuno de Daniel
– 2º Día del Ayuno de Daniel
– 1º Día del Ayuno de Daniel

Obispo Macedo
Obispo Macedo

¡Participe! Deje su comentario sobre este post

¿Sabías que también puede recibir los mensajes de mi blog por correo electrónico? Complete la siguiente información: