No elegimos venir al mundo, pero tenemos el derecho de elegir dónde vivir la eternidad.

Blog

La principal característica del profeta viejo es el engaño.

En 1 Reyes 13, encontramos a un hombre de Dios siendo engañado por aquel que debería orientarlo, decir la verdad y guiarlo en el camino correcto.

Hemos visto en los últimos días una verdadera demostración de que el espíritu del profeta viejo continúa actuando e intentando llevar a las personas al engaño.

Vea lo que sucedió con el pastor Silas Malafaia, quien inició la campaña política apoyando a la candidata Marina Silva y después, usando el frágil argumento de que su partido, el PV, apoyaba el aborto, cambió de bando y, para justificar que no apoyaría a la candidata Dilma, acusó al PT de estar a favor del aborto y apoyar el casamiento de homosexuales. Pronto, el camino estaba abierto para, vaya a saber con qué intereses, apoyar al candidato Serra.

Como no hay nada escondido que no sea revelado, surgió la declaración del mismo Serra, en varios medios decomunicación, de que está a favor del casamiento de homosexuales. Y no termina sólo en eso. Explotó como una bomba la denuncia de algunas ex-alumnas de la esposa del candidato, Monica Serra, que se indignaron con la hipocresía de la pareja que, como cristianos, están radicalmente en contra del aborto. Inclusive, la Sra. Monica llegó a decir que si Dilma vence, iba a matar a las criaturitas.

Indignadas, las alumnas dijeron que en un aula, hace mucho tiempo, la Sra. Monica declaró que se había realizado un aborto, con el consentimiento de su marido José Serra.

Ahora surgen las preguntas: ¿Qué hizo cambiar al pastor Malafaia de lado? ¿Va a seguir apoyando a Serra?

Ante de ese escenario tenemos que recordar lo que sucedió con el hombre de Dios (1 Reyes 13) que seguía su camino y fue llevado a la muerte, engañado por el profeta viejo, porque no guardó su fe.

Obispo Macedo
Obispo Macedo

¡Participe! Deje su comentario sobre este post